Menu
01/06/2020
A+ A A-

TORPEDO AL CUARTO DE MÁQUINAS

El permanente discurso bélico del régimen condiciona el análisis de su conducta diaria, ya que desprecia toda racionalidad política de convivencia en el marco del respeto a las instituciones democráticas, lo que determina a la oposición venezolana diseñar estrategias afines a escenarios que permitan en el marco constitucional derrotar la tiranía.

Dicho en criollo el gobierno usurpador vive un calvario en 2020 producido por su brutalidad en el ejercicio del poder, su soberbia gobernante le definió acentuar el curso violento de sus acciones desde inicios de año con el asalto a la Asamblea Nacional, las agresiones contra  Juan Guaidó al regreso de su exitosa gira internacional, lo que permitió al presidente interino recuperar parcialmente su imagen como líder nacional.

A medida que pasan los días no logra digerir el efecto causado por el apoyo mayoritario y el respaldo de la comunidad internacional, lo que ha causado estragos en el cuarto de máquinas de Miraflores, afectando severamente la línea de flotación de un régimen dedicado a maquillar la gravedad de la crisis gobernante, ya calificado por el mundo democrático de horrible dictadura, como lo señalara recientemente el Presidente de la República Oriental del Uruguay Luis Lacalle de no aceptar su indeseable presencia en el acto de asunción a su mandato.

Este desprecio internacional enloquece al tirano y su comitiva, al punto que impulsa todo género de ataques y agresiones a Juan Guaidó, olvidando que cada golpe, magulladura, destrucción de bienes convierten al presidente interino en un mártir de la democracia.

Ahora bien, solo falta conocer en este segundo round de la confrontación entre el gobierno tirano y la oposición estructurada alrededor del Frente Amplio, luego de un nefasto 2019, si Juan Guaidó aprendió la lección conjuntamente con el cuestionado G-4, que le permita superar los continuos y numerosos resbalones, deslices, impregnados del símil de la plasticidad de la caña, que puede doblarse al extremo de mantenerse firme para no partirse, y asumir un curso político consistente que le determine retomar la confianza de la población en su liderazgo.

Por tanto sustituir el mantra archiconocido de los tres pasos por una participación en unas elecciones parlamentarias bajo el control absoluto del régimen, será como lanzarse a una piscina sin agua, a partir del cálculo equivocado que la oposición recibirá el respaldo automatico del 85%  de venezolanos que desean la partida de Nicolás Maduro del poder, como si se endosara un cheque en blanco a una facción política que malgastó la victoria de 2015, al obtener un 66% de la Asamblea Nacional  y 112 diputados para no concretar el objetivo deseado, el fin de régimen.

La ruta a seguir es reconstruir el apoyo popular, ello requiere al Presidente interino antes de convocar grandes movilizaciones cual Ayatolá tropical, primero reunirse con todos los sectores laborales, empresariales, juveniles, académicos, religiosos, realizar gira a los diferentes estados del país, para luego convocar a la gran marcha nacional cuya potencia permita tomar al cielo por asalto y no desperdiciar la esperanza de un pueblo de reconquistar su libertad y su democracia.

Froilan Barrios Nieves                                                                                 Movimiento Laborista