Menu
15/12/2019
A+ A A-

LA POLÍTICA EN VENEZUELA DEBE DEPURARSE, O LA PATRIA SEGUIRÁ EN LAS PENUMBRAS

Una de las razones por las que, como venezolano y demócrata, estoy de acuerdo con el Cese a la Usurpación, un nuevo CNE, registro electoral revisado y actualizado, para finalmente tener  elecciones libres y adecuadamente supervisadas y vigiladas; es precisamente por la debacle física y moral que ha venido ocurriendo en el país desde que se instaló la narco dictadura chavista en Miraflores.  Jamás se había visto antes en ninguna de las dictaduras anteriores, tanto: bandalaje, traiciones, asesinatos, persecuciones políticas, torturas, mentiras, zancadillas, envidias, actos de venganza, corrupción, vistas gordas, y todo tipo de actuaciones indignas de dirigentes de políticos a quienes considerábamos ejemplares y dignos representantes de la sensatez, la moral, la decencia, la honestidad y la responsabilidad. Esas actuaciones antivalores, incongruentes, sospechosas,  e indignas de muchos de estos políticos, tanto del lado de la narco dictadura, como del lado opositor, han colocado al venezolano común y corriente en un gran dilema, de dudas e incertidumbre, de: ¿A quién creerle?

Esas dudas que han surgido en la sociedad venezolana deben ser disipadas y reencausadas en el futuro inmediato, puesto que lo que está en juego es el destino de la república que, como sabemos, está en manos de un grupo delincuencial de proporciones gigantescas, cuyas ambiciones sobrepasan lo humano, para convertirse en un gran monstruo de múltiples cabezas, el cual nos devoraría a todos, si se los permitimos. Una de las características más notorias del marxismo leninismo o comunismo, es la de su laboratorio de propaganda y difusión de la información, en contra de sus enemigos, el cual se sabe es muy eficiente y en especial mentiroso.

El comunismo, no ha tenido, ni tiene límites a la hora de difundir información perniciosa en contra de sus enemigos, puesto que para ellos ganar no tiene precio, ya que por lo general, el comunismo no compite en elecciones, puesto que no son políticos, son fanáticos adoctrinados. Hasta en el deporte, hacen trampas las cuales han salido a luz pública. Dado que el origen del comunismo, tiene raíces autoritarias puesto  que saben que sus propuestas políticas y económicas están llenas de falsedades, las cuales solo son compradas, por los enemigos e inadaptados de las democracias y de la insensatez.

Lamentablemente, algunos de nuestros políticos y militares “ambiciosos” que han defendido la democracia en el pasado, y que hasta hace pocos años la defendían, han caído en las trampas y tentaciones , que les han tendido los líderes de la narco dictadura, bajo la asesoría de Cuba y han sido víctimas de ésta, cometiendo graves errores y plegándose a éstos, los cuales hoy día repercuten negativamente en la lucha por recuperación de la democracia en Venezuela.

Con tanto dinero que esta “gente” ha administrado, se han dado el lujo de comprar conciencias, que jamás pensamos que políticos, a quienes antes considerábamos dignos e impecables en el actuar, hoy día serían víctimas de éstos criminales y explotadores del poder político y económico como lo son el chavismo que nos mal gobierna. Por todo lo anteriormente explicado, discreto y condeno a esas negociaciones turbias, que lo que pretenden es lograr un “borrón y cuentas nuevas”, lo cual estaría a punto de concretarse si contundente y mayoritariamente, no nos oponemos con todas nuestras fuerzas a esa posibilidad.

Cualquier tipo de arreglo político con el chavismo/madurismo, donde estos últimos, logren mantenerse como actores en la política en Venezuela, debería ser rechazado y condenado. Tal como lo he repetido en variadas ocasiones anteriores, el PSUV perdió el derecho a participar en la política venezolana, debido  a que utilizo la confianza de los venezolanos para defraudarlos y entregar a Venezuela al marxismo leninismo, para su destrucción y empobrecimiento del país; en beneficio de una sarta de picaros y ladrones tal como resultaron ser los chavistas en su primer gobierno electo democráticamente y luego posteriormente, pervertido y transformado en una gran jauría de lobos hambriento de poder y de dinero, que se ha extendido durante casi 20 años.

Si en Venezuela se hace justicia como debería ser, esos políticos y sus secuaces, no deberían tener una segunda oportunidad, puesto que el daño ocasionado, ha sido tan grande y profundo, que estremeció y dañó los cimientos de nuestra nación, su democracia, sus principios y sus valores.  Con tales depredadores sería imposible llegar a una reconciliación política, puesto que no se la merecen.

La política de la próxima Venezuela deberá depurarse y adecentarse, como debería ser, con políticos nuevos y mejorados en su educación y sus valores, tal como lo reclama la sensatez. Esta depuración debería empezar desde el mismo momento en que se recupere a la república y se elija a un nuevo gobierno, donde solo participen partidos políticos democráticos probos, que estén identificados de lleno con la democracia real y eficiente que aspiramos todos los venezolanos.

La Venezuela del futuro, necesitaría de una  refundación y reconversión para bien de la nación. La patria que ambicionó y delineó Simón Bolívar y los libertadores que le acompañaron, es muy diferente a la actual. Sin duda alguna que, los venezolanos del futuro tendrán que trabajar duro y consistentemente para lograrlo, puesto que es mucha la basura y vicios de la política actual que habrá que extraer de la Venezuela actual  para aspirar a tener una Venezuela mejor.  

Los pocos políticos y personalidades nobles que han demostrado rectitud, ponderación y sensatez, tendrán una gran responsabilidad en toda esta reestructuración política que refiere el país, puesto que deberán luchar contra varios demonios que aun andan sueltos en Venezuela y en el exterior, quienes ven a Venezuela como un gran negocio y oportunidad para enriquecerse en nombre de la democracia. Muchos de estos personajes, de demócratas no tienen nada, puesto que por lo general son egocéntricos y personalistas, a quienes solo les importa el dinero y la fama. La democracia tiene principios, valores y reglamentos que deberían privar para la fundación de nuevos partidos políticos, los cuales en mi opinión deberían ser mucho menos y de mucha mejor calidad y solvencia profesional y moral, de los que actualmente existen. Democracia no significa abundancia de partidos políticos,  puesto que eso no hace falta. Lo importante es que sean muy pocos y muy bien estructurados y conformados.  La política es una actividad noble que no debería ser desvirtuada tal como se hace en la actualidad. Una persona decide incursionar en la política, por vocación y voluntad propia; para colaborar y ayudar al país a salir adelante, no para figurar ni para hacer negocios, lo cual es condenable en cualquier parte del mundo actual.

Convertirse en político para hacer negocios o para satisfacer su propio ego de llegar algún día a ser famoso y protagonista nacional, es una gran farsa y estupidez, puesto que con ese punto de vista, solo puedes llegar a frustrante y convertirte en un político mediocre tal como existen muchos, actualmente en Venezuela. Para ser político y dedicarse honestamente a esta actividad, se requiere algo más que vocación. Se requiere amor real, vocación sincera  y convencimiento pleno de que esa sería tu profesión. Debes estar dispuesto a hacer sacrificios a sufrir y a colaborar  espontáneamente. Esta parte la escribo puesto que en los tiempos de Marcos Pérez Jiménez,  tuve la experiencia propia de que me ofrecieran  prepararme para ser dirigente juvenil de Acción Democrática, propuesta que rechace, por sentir que en el fondo no cumplía con los prerrequisitos ideales para aceptar tal compromiso. Preferí la ingeniería de petróleo, profesión con la que estaba más identificado a la cual me dediqué 100%. 

Rómulo Betancourt, el político más digno, integro, distinguido, reconocido y noble que ha tenido Venezuela, sin detrimento de los excelentes otros excelentes políticos contemporáneos con éste,  fue un ejemplar político, quien siempre tomó las decisiones acertadas en beneficio de la patria y de su pueblo.  Según entiendo, se retiró de la política a tiempo, y hasta le tuvieron que regalar una casa para que viviera el resto de sus días, puesto que no había podido comprar una. Entiendo también, que en 1959, enfrentó al dictador  Fidel Castro, en ocasión de la visita a Venezuela, y lo puso en su lugar cuando este vino al país a solicitar ayuda para la revolución cubana, con un grupo de su ejército armado hasta los dientes, y Rómulo Betancourt, le reprocho por ese hecho.  

Hoy día, ese Rómulo Betancourt hace mucha falta en latino América, puesto que hasta se convirtió en un símbolo e icono de la democracia en la región, luego de haber incursionado en el comunismo durante su juventud. Tiempo después, se desahució abandono el comunismo  y se decidió incursionar en la democracia, convirtiendo en su mayor defensor e icono a nivel regional y mundial. 

Los venezolanos que se dediquen a esa actividad de la política, deben tener bien claro que esa no es una actividad cualquiera, puesto que se requiere de mucha tenacidad, voluntad,  coraje y sacrificio; para poder ejercerla. Como sabemos, las democracias tienen muchas situaciones,  tentaciones y enemigos al acecho, como; los militares aventureros e inconformes así como fascistas y comunistas inescrupulosos que siempre estarán al acecho, para violentar el Estado de Derecho de cualquier país, con la excusa de estar mal administrado o conducido.

Ojalá y esta plegaria y deseos que me atrevo a lanzar al aire, tengan acogida en aquellos venezolanos demócratas y personajes de poder, calificados y autorizados por el pueblo, para que mediante el uso de las leyes y de la constitución, puedan tomar decisiones cruciales que en el futuro inmediato, contribuyan a enderezar nuestra desviada democracia, hacia una democracia más real, moderna y exitosa, tal como lo exige más del 80% de los venezolanos.  La enseñanza en Valores Para Vivir en la nueva y remozada actividad política del futuro inmediato en Venezuela debería ser una necesidad prioritaria, pendiente por desarrollar, si es que realmente deseamos tener a una mejor y más eficiente y exitosa  república.  “Amanecerá y veremos”.