Menu
01/06/2020
A+ A A-

Actualidad Venezolana / Venezuelan Affairs

1RO DE MAYO 2020: DEL TRABAJO ESCLAVO AL TRABAJO DIGNO

Si hay una ocasión propicia para evaluar las condiciones del trabajo en cualquier país, es esta fecha, que en la mayoría del planeta es reconocida como el día del trabajador, tanto es así que en 134 años de historia se ha establecido como un ritual de las luchas laborales.

En el contexto de la pandemia tendrá un especial significado ya que registra la pérdida de cientos de millones de puestos de trabajo, tanto en las economías más desarrolladas del orbe, como las de menor rendimiento ubicadas en Asia, África, Oceania y América Latina. Lo notorio es que en cualquier escenario continental son identificables y destacables los esfuerzos conjuntos de gobiernos, empresarios privados, de organizaciones sindicales y gremiales, de partidos y líderes políticos y religiosos, de universidades, en procura de aminorar la desgracia social y laboral hasta lograr la meta de recuperar las economías.

Lamentablemente este no es el caso de Venezuela, sufrimos las consecuencias de una gestión gubernamental de 7 años que ha destruido en un 70% el PIB, en función de un proyecto político excluyente y repudiado por la humanidad a nivel global, cuyas últimas directrices en pleno desarrollo del COVID 19,  han tomado como blanco a lo poco queda de empleos formales del sector empresarial privado, para así esconder el rotundo fracaso en la pretensión de reconducir una economía en ruinas, resultado de sus disparates y la corrupción, en definitiva reedita el guión del dakazo de 2014, con el que quebró a empresas del sector comercio y condenó al desempleo a cientos de miles de trabajadores. Por tanto no es casualidad que la OIT recién repruebe la gestión de Maduro durante la pandemia, al no acatar las recomendaciones del organismo tripartito mundial para la recuperación de las economías del mundo entero.

En lo que respecta a los trabajadores, a fin de maquillar su ruta de “presidente obrero” autoriza el 27/04/2020 un aumento salarial de 250.000 bs a 400.000, con cesta ticket (CT) adicional de 400.000 bs para trabajadores activos, pensionados y jubilados, significando un nuevo ingreso mensual de 800.000 bs y 700.000 bs respectivamente, en resumen 4,10 dólares mensuales. Lo que contradice su paquete económico del bolívar soberano que establecía  en agosto 2018, un salario mínimo de 1.800 bs y 150 bs de CT, equivalente a medio petro y 30 dólares, indicadores que determinarían para esta fecha un salario mínimo aproximado de seis millones (6.000.000) de bs, como vemos cifra muy distante del actual salario mínimo, luego de 20 meses de aplicación del nefasto paquete aun hoy vigente.

Ahora bien, ¿Que puede hacer un trabajador con tan menguado ingreso frente a indicadores de canasta alimentaria de 320 dólares y canasta básica de 552 dólares, según el CENDAS-FVM?. Sobrevivir en condiciones infrahumanas mediante la suma de todos los ingresos del núcleo familiar,  mediante la fragua de una olla colectiva de algunos productos que le permitan subsistir y no perecer en el intento.

Add a comment Leer más...

Walter Martínez criticó a Maduro por sus nuevas medidas económicas

El periodista Walter Martínez, del programa Dossier, criticó el martes al régimen de Nicolás Maduro por las medidas económicas que tomó en los últimos días en medio de la pandemia de coronavirus, especialmente por el aumento salarial integral a 800.000 bolívares.

«Al menos en la IV República había comisiones tripartitas: trabajadores, empresarios y gobiernos», expresó Martínez en un mensaje que publicó en Twitter.

El periodista dio a conocer su posición luego de que en las redes sociales se posicionó una etiqueta en la que los usuarios reclamaron queel salario mínimo debía equipararse al costo de la canasta básica alimentaria, como establece la Constitución.

Actualmente, un cartón de huevos cuesta alrededor de 800.000 bolívares. Algunos reportes refieren que este producto superó los 900.000 bolívares, dejando muy atrás el ingreso mensual de los trabajadores, incluido el bono de alimentación.

«Es objetivo entonces decir que al gobierno solo le está importando el bienestar de los empresarios. Los trabajadores que se vayan a freír monos», manifestó.

Enlace al artículo completo: El Nacional

 

Add a comment

Venezuela: Preocupación de la Iglesia por saqueos y escasez en medio de pandemia

Nota Sección Venezuela: esta publicación contiene imágenes sensibles

El Arzobispo de Ciudad Bolívar (Venezuela), Mons. Ulises Gutiérrez, expresó su preocupación por los saqueos y protestas ocurridos este jueves 23 de abril por el alza del precio de los alimentos y la escasez de gasolina en Upata, Estado de Bolívar, en medio de la cuarentena establecida por el régimen de Nicolás Maduro ante el avance del COVID-19.

Durante esta semana también se han registrado saqueos en comercios en diferentes estados venezolanos como Monagas,Foto: Comercios  vandalizados en Upata, 23/04/2020. Crédito: Redes sociales//Twitter Mérida, Barinas, Portuguesa, Trujillo y Sucre, una situación de crisis que se ha exacerbado por la pandemia que ya suma 298 contagiados y 10 fallecidos en el país, según el último reporte del Gobierno.

En medio de los saqueos de este jueves en Upata se han reportado varios heridos y al menos un muerto tras la represión de los agentes del régimen.

 “La situación de la ciudad de Upata, al sur del estado Bolívar, es el reflejo de la realidad de pobreza y hambre que vive Venezuela. Hoy fue Upata acá en Bolívar y Punta de Mata en el Estado Monagas, hace dos días fue en la Península de Araya en el Estado Sucre, donde los pescadores protestaron violentamente por falta de gasolina para pescar, ayer fue en Cumanacoa, Municipio Montes del Estado Sucre”, contó Mons. Gutiérrez en una entrevista concedida a ACI Prensa este jueves 23 de abril.

Add a comment Leer más...

NI SON DE AQUÍ, NI SON DE ALLÁ

Los desplazamientos migratorios derivan en muchas ocasiones en situaciones indeseables, cuando se trata de numerosos contingentes de seres humanos que se trasladan forzosamente en procura de una mejor condición de vida, debido a que su tierra por avatares sociales o económicos no le brinda satisfactoriamente. La gran mayoría huye por la sobrevivencia alimentaria, así también para preservar la vida en peligro por persecuciones políticas, y ahora implosionando  en pleno siglo XXI  una pandemia de tan brutales efectos, que cambiará el rumbo de la Aldea Global, término que acuñara Mcluhan a finales del siglo pasado para definir la interconexión de la humanidad.

En ese contexto hay mucha diversidad, veamos el caso de los rohingyas forman un grupo de alrededor de un millón de personas, concentradas como grupo étnico en el norte del estado de Rakhine, en Birmania hoy Myanmar. A diferencia del 90% de la población birmana, que profesa el budismo, los rohingyas son musulmanes. La dictadura birmana no los considera ciudadanos, no tienen reconocimiento como grupo étnico ni libertad de movimiento pero el Estado birmano asegura que son en realidad migrantes musulmanes de Bangladesh que cruzaron a Myanmar durante la ocupación británica. De ahí que se les considere "advenedizos", término usado en ocasiones por las autoridades, justificando la violencia contra ellos, confinándolos en guetos en condiciones precarias y propiciando un genocidio a este grupo étnico de 900.000 personas, que los ha desplazado a Bangladesh, hoy sin patria ni tierra donde vivir en paz, aun cuando la ONU los ha definido como su prioridad.

Otro caso de características diferentes son los “pied noirs” Se denomina pieds-noirs (literalmente en francéspies negros) a los ciudadanos de origen europeo por el calzado, en su mayoría de origen francés, que residían en Argelia y que se vieron obligados a salir de ese país tras la independencia en 1962. El término se aplica a todos los repatriados de Argelia, que habían apoyado a las fuerzas políticas y militares francesas durante la contienda, pues bien a lo largo de décadas éstos eran segregados en Francia al considerarlos árabes, y por los argelinos al considerarlos franceses, sufriendo en todo caso xenofobia y discriminación, hasta que los idus del tiempo fueron olvidando su origen.

En nuestro caso como pueden ser llamada la diáspora venezolana que injustamente debió salir en estampida, buscando sobrevivir al apocalipsis generado por esta gestión. Pues ahora con la pandemia del COVID 19 son echados de sus arriendos, algunos de ellos han logrado mantenerse gracias al apoyo de ONGs en Colombia, de la embajada venezolana en Bogotá e instituciones colombianas, pero otros en contingentes numerosos han decidido regresar a Venezuela.

Add a comment Leer más...

VENEZUELA EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

A Venezuela le han caído las siete plagas de Egipto. Un país con inmensas riquezas.  Con las mayores reservas petroleras del mundo (Fuente: BP), que tiene las reservas de oro más altas de América Latina. (Fuente: Trading Economics). Venezuela estaba llamada a ser un país del primer mundo, hasta que llegó el Socialismo del Siglo XXI, asaltó al país y lo convirtió en cenizas.

Hay gente que habla de la clase política venezolana como la culpable de lo que ha pasado, pero fue esa clase política la que dio una estabilidad de 50 años a un país donde la tradición era gobiernos formados por montoneras o por militares.  Esa criticada clase política hizo de los venezolanos los más ricos de Latinoamérica. (Fuente: Maddison (2001)).

Con riquezas mineras y de otros tipos.  Por ejemplo, generaba tanta energía eléctrica que en tiempo de la democracia podía exportar a Brasil y otros países. Para el año de 1985 se había hecho llegar la electricidad a todo centro poblado de más de 1,000 habitantes.

Hasta 1958 se habían creado 5 universidades en Venezuela, tres públicas y dos privadas.  Desde ese momento, los gobiernos democráticos permitieron crear 6 universidades autónomas, 16 universidades nacionales experimentales, 24 universidades privadas, 9 colegios universitarios y 99 institutos universitarios, estando 4 de la universidades dentro de las 100 mejores universidades de Latinoamérica. (Fuente: QS World University Rankings)

Venezuela era un país de gente cordial y acogedora, que no emigraba y que recibió con los brazos abiertos a todos los que llegaban buscando la libertad o la posibilidad de una vida mejor.  Un país que no cerraba fronteras, que no apartaba a nadie por ser de otro lugar. Donde europeos expulsados por la guerra, o colombianos expulsados por el hambre se integraban creando la tierra de las mujeres bellas y los hombres amables. ¿Quién de los perseguidos por las dictaduras del Cono Sur o del norte puede decir que les cerraron las puertas? Que lo diga yo que, habiendo nacido en Cuba de donde tuve que huir dos veces, Venezuela me hizo presidente de los agricultores, jefe de la industria azucarera, Vice Ministro de Información y Turismo, o secretario de organización del que llegó a ser el primer partido, el Social Cristiano COPEI.

Add a comment Leer más...